Significado

Dios Shiva

Brahmanda proviene del sánscrito y significa “huevo cósmico”, “universo”. Como bien decía Carl Sagan, hay una equivalencia entre el funcionamiento de nuestro organismo celular y el de las estrellas y los astros, como si hubiera un paralelismo, una especie de ley natural que todo lo unifica. Así que tengo una fiel creencia que conociéndonos a nosotros mismos podemos conocer igualmente el cosmos. Brahmanda es una invitación a mirar hacia dentro, a sentir, a vivir cada parte de nuestro ser como algo vivo, algo cambiante; a observar nuestro particular universo.

Desde la antigua práctica del tantra, se expresaba así:

“Lo que está aquí, está en otra parte. Lo que no está aquí, no está en ninguna parte”
Viswasara Tantra

En la imagen de arriba, el dios Shiva que representa una visión cíclica del universo. En su mano derecha sostiene un tambor, cuyo sonido representa el origen; en su mano izquierda sostiene una lengua de fuego, símbolo de la destrucción. El universo se crea y destruye siguiendo un patrón infinito de cambios cíclicos. Así, nosotros igualmente somos testigos del cambio; cada segundo mueren millones de células en nuestro organismo para que se generen unas nuevas después. Vida y muerte, creación y destrucción, son procesos que se generan en nuestro cuerpo a diario aún sin ser conscientes de ello. A un nivel más denso (y sutil a la vez), nuestras emociones, pensamientos y sensaciones tienen su momento de nacimiento y muerte. Como si fuera un baile, una danza de la vida, la danza de Shiva.

binduEn el logo aparece Bindu Visarga, el chakra coronilla, ubicado allí donde los monjes se colocaban la pequeña capucha, y los brahmanes se dejan aún crecer una coletilla. Este centro se considera la fuente de la creación, el lugar donde se unen los opuestos, el punto de vacío que todo lo contiene. Hay muy poco escrito sobre este chakra en los textos tántricos, quizás porque ahí las palabras carecen de sentido.

Brahmanda también es una invitación a experimentar ese silencio que todo lo contiene, donde los opuestos se fusionan y el pensamiento y el intelecto se muestran como elementos ilusorios y transitorios.

¡Bienvenid@!